14 ene. 2009

CUENTO DE UN OSCURO CORAZON








“Adrian”


A mi hermano Jonhi, por enseñarme el lado oscuro...



Ya es de noche, mi cuerpo ha comenzado ha excitarse ¿necesita?, necesitamos de calor ¡si! calor de carne, calor humano, deseo convertir ese teórico sueño en mi perfecta realidad, una hora mas y la perpetuidad de la noche lograra cumplir mi cometido, una hora para hacer justicia, para justificar mis actos, desorbitar mis propios pensamientos, y ser yo otra vez, hace ya ochocientos años que este castigo corrompe mis entrañas, aunque ya no existe, pero a torturado mi inconsciente y mi memoria, Adrian era mi nombre, hoy me llaman de mil maneras cuando llegan ha mirarme, pero a aquella vida dejo de existir desde que Dederot destruyo mi vida, mi hijo murió hace casi ocho siglos pero lo recuerdo, el pequeño sigue rondando cerca de mi muro, que importa ya no existe, ya lo olvide, del que todavía tengo recuerdos es de el, el maldito, el que cambio mi ser y me hizo sediento, mi propio padre inmortal Dederot mi creador, mi maestro y verdugo, aunque pensándolo bien me enorgullezco y lo sigo buscando para agradecerle.


Mil doscientos dos la fecha de mi cumpleaños numero veinticinco, año al que salte a la gloria y me convertí en lo que soy, aun recuerdo a mi madre y su canción de cuna, gracias a ella viví o mejor dicho me transforme en un no muerto ¡sacio mi sed de sangre!, la primera prueba de mi oscuro y terrible valor, un minuto mas vida mía y podré observarte y tal vez hacerte mía, la media noche a caído por completo y es hora que despierte y levante vuelo para poder curar esta herida, sentado sobre la niebla he comenzado a sospechar de mi destino si es que tengo alguno, temo a los siglos venideros, siendo quien soy temo a la soledad, desde la penumbra de Romcel me acerco poco a poco, callado y muy despacio me acerco a el, sin saber si es padre o hermano o tal vez hijo, no importa mas los sentimientos son algo que he olvidado con los años al igual que la compasión me acerco tiernamente a su diminuto y fugitivo cuello, ciénega esperanza astuta, lo tomo en mis brazos y me pierdo por minutos gota a gota hasta casi vaciarlo.


Mas excitada aun mi perspectiva sensorial ha crecido súbitamente la forma de mirar mi entorno ya no es la misma ahora las gárgolas me miran y los humanos me rechazan, me irrita la luz pero me gustaría que una noche fueras yo para precisar los colores y las espectaculares formas de los laberintos y los sueños, he estado a punto de la redención y me he renegado es tan expectante la sensación que hay en mi, conozco las maneras y las formas, la sabiduría se ha vuelto basta en mi memoria, el sexo lo he olvidado aunque siento cierta atracción y afección por las damas, el calido olor de un perfume extasía mis sentidos que ya han desaparecido, lo único que pido es que no me juzgues no soy muy diferente a ti mi cuerpo es leve y me agrada desplegar mis brazos y poder transportarme aunque no he podido superar de todo el día, llevo varios siglos sin ver el ocaso y eso me afecta, hace años el amanecer era inspiración fui poeta algún día y hoy me he olvidado de las rimas y he despertado mi pasión por la ira.


Te vi ahí muy callada y extrañada por mi delirio, te vi entrar al aquelarre y dude por algunos segundos pero tímidamente como siempre me acerque, mire tus formas y la sensación de sed recorrió mi cuerpo, eres bella y me sorprendes, me atreveré a decir que llegas a excitarme, he sido joven siempre pero a la vez viejo la contracción del tiempo y el espacio me han podido concebir he logrado predecir y derribar el futuro y el presente pero hoy tengo miedo, por que un terrible dolor ha sucumbido en mi interior y en mi cuerpo, una energía traslucida ha vagado por todos los lugares que me conozco, una onda calida ha derribado mi memoria te temo y no encuentro razón alguna para temerte siento pánico y frió, siendo que a simple vista eres inmortal como cualquiera, te maldigo aunque mas de cerca te siento me siento encadenado a tu cuerpo es un inconcebible delirio y una necesidad, hasta que por fin te marchas pero tengo deseos de seguirte mas que deseos de venganza, el color de tu cuerpo grisáceo te hace deseable pero te escucho aun cuando estas en silencio ,sigilosa ante tu próxima victima te encuentro y olfateo ese perfume perfecto, te he seguido varias horas desesperado aunque no lo puedo hacer por mucho tiempo, el calor ha comenzado ha confundirme, y necesito regresar a mi lugar previsto, me despido sin que tu me mires completamente en silencio.


He regresado ha mi profunda realidad a ese olor de sangre coagulada en mi sótano me conforta la oscuridad se ha vuelto de nueva vez mi amiga y me recuesto comencé a recordar aquella noche en que dios murió yo era un invitado apócrifo a los rituales del entierro derrame algunas gotas no por el si no por la cobardía que invadía mi cuerpo pero el se acerco titubee pero el sedujo mis placeres sus manos eran blancas y tutórales obedecían seguirlo hasta aquella casa vieja me recostó en el sofá comenzó a contarme el verdadero origen el de la primera era comenzó a describir historias extraordinarias y fantásticas la pulcritud que tenia entonces desapareció minutos después me quede dormido y al despertar me había convertido en lo que siempre había odiado en mi mismo el campo astral que corría por mis manos se había convertido en mi luto etéreo la serenidad y la compasión habían sido dominadas por la intranquila necesidad de sangre me era imposible ver mi rostro por que al mirar el espejo solo reflejaba el mundo que alguna vez tome como mío me sentía único aunque no lo era mas de cincuenta generaciones aterrorizaban mi pensar es hora que despierte.



Te busco , te veo, te encuentro, te pido silenciosamente que me mires, que no me juzgues y que desafíes mi miedo aun no se tu nombre pero ya se de tu cuerpo ,me acerco, me acerco miro tu entorno y tu cabello te tomo del brazo y miro tus ojos y mis manos hacen agujeros te nombro, te llamo mía , pregunto tu nombre, sin siquiera hablarte y tu callada contestas Arabel duplicas mi edad y tu si has visto el día ya eres parte de mi, busquemos la siguiente victima nos acercamos a ese edificio y dos pequeños durmiendo , entramos como niebla sedientos , carne trémula y fresca bebemos y compartimos bocados uno de ellos me recuerda a mi hijo y una lagrima comienza a rodar por mi rostro tu me miras y tomas mi mano y por fin te siento salimos y viajamos al mundo nuestro ; sentados en la niebla me cuentas tus recuerdos , las horas a tu lado se vuelven como el infierno calido y cómodo renuente y cambiante , tengo que buscar otra victima y me despido pero a cada segundo te recuerdo el olor y el sabor de la sangre en tu boca a cada minuto lo siento en la mía después de aquel beso tengo miedo , te temo siento de nueva vez esa energía recorriendo mi cuerpo pero soy infeliz .


Al llegar a la gran calle de Roncel encontré a mi amigo de siempre cristo una bestia insaciable de sangre admirador de lo bello y el arte comenzamos a dialogar sobre el futuro sobre nuestro destino propio sobre el sentido de ser nosotros la inservible eternidad , me he cansado de ser el señor de la noche de rondar por los pasillos y sucumbir ante la aurora el me entiende tiene mas experiencia que yo ha logrado encontrar la esencia y desafiar la soledad siempre ha sido un artista lo admiro y lo aprecio lo conozco desde siempre y el ha visto su padre Sebastián yo sigo en busca del mío aquella noche viaje hasta Hamelit siguiendo una pista encontrada en un viejo diario de mi dueño Dederot aquelarre tras aquelarre pregunte encontré mas pistas pero comenzaba a despertar el alba y me refugié entre un viejo mausoleo al despertar seguí mi búsqueda tuve suerte en hallar el lugar donde descansaba mi dueño, mi señor espere basto tiempo hasta que lo vi. Lentamente caminó hacia mi llamado por su sangre que ahora era mía corrió a mis brazos y ya sabia por que había ido solo menciono una palabra amor.


Tuve miedo de pensar en ella me aterro la idea de tener ese sentimiento pero regrese y la busque me abalance sobre ella y la ataque removido por la telequinesia de su mente aparecí en su cama, desate mis ropas y ella rompió las suyas hicimos una fisura en el tiempo y fuimos parte uno del otro me ato a ella, atrajo mi ser, claudicó mis sentidos vi mi primer amanecer con ella me hice mas fuerte, inmortal dormí y al amanecer desapareció , una lagrima rodó por mi rostro sabia que jamás la iba volver a ver le escribí cientos de cartas que jamás llegaron a ella y hoy aquí sigo esperando mi muerte he dejado de beber de saciar mi sed, hasta este día que he decidido morir, desaparecer para todos, espero que algún día leas esto:



Ya estoy aquí
Deseoso de torturarte y mirarte,
Estrangularte, escupirte, maldecirte,
Maltratarte, repudiarte, atacarte,
Humillarte, golpearte, rendirte,
Apalearte, maltratarte, rasguñarte,
Morderte, descarnarte, jalarte,
Privarte, encerrarte, despedazarte,
Desollarte, quebrarte, romperte,
Acuchillarte, desgarrarte, transformarte,
Mutarte, podrirte, ordeñarte
Devorarte, perderte, olvidarte,
Atacarte, ahorcarte, fusilarte,
Sofocarte, prostituirte, rebanarte,
Todo esto y así poder amarte.




He escrito mas de mil cartas, han pasado casi doscientos años y jamás la pude olvidar estoy a punto de beber la ultima gota de sangre de esta victima apunto de mi muerte te he maldecido, pronto seré piedra y me perderé en los recuerdos para siempre.

Amada Arabel ya es de noche y aun te recuerda por siempre Adrian tu amigo… tu dulce vampiro.

CUENTA-CUANTOS