27 dic. 2012

ELLAS




Ella amaba despacio, se insinuaba de vez en cuando ante la gravitación de una piel femenina de blanco terciopelo, se acercaba a la barra, pedía Jägermeister boost, jugaba a pintar de rojo los hielos, miraba a través del cristal todas las siluetas, cuando por fin concebía una de mujer, hacía un chasquido con la boca, miraba profundo, retaba sincera, se acercaba sin recato, su erotismo era tal que no podía permitirse un desaire, cualquiera cedía al instinto felino, optaba por decir hola, cerraba los ojos y respiraba profundo el perfume del cuerpo.

En la noche de todos los santos Violeta creía haber perdido la respuesta, salió con el fin de olvidar los nombres, las caricias y todo aquello que le recordará la ventura lastimosa, se acercó a la barra y pidió sólo soda, nada en realidad, otra noche cualquiera, bebió el vaso de sorbo, tomó su bolso y al dar la vuelta estrello su halito con ella, contestó el saludo, percibió un respiro y optó por olvidar.

Ella Blanca respira profundo el cuello
Ella Violeta tocó su mano delicadamente
Ella Blanca le dice algo al oído, suave, casi un respiro,
Ella Violeta cierra los ojos y se eriza la piel,
Ella Blanca asiente despacio y brilla sus labios al fuego,
Ella Violeta lo quiere intentar,
Ella Blanca se convertía en rol de él
Ella Violeta quería ser ella pero con él,
Él ahora rompía todo silencia hablando ligero,
Ella sonreía a cada palabra,
Siendo ambos, todo parecía, juego y fuego.
Él terminó por ser un demonio embravecido,
Ella surcaba los cielos de forma leve,
Él tomada de la copa todo elixir,
Ella lo buscaba ansiosa y vertía el contenido,
Él también sabía que era pecado,
Ella lo emancipo y lo volvió sacro,
Él tomaba por naturaleza lo que le pertenecía,
Ella no era materia dispuesta pero se dejaba dominar
Él aceleraba el alma con un sólo cometido,
Ella pensó por un momento en Dios pero acabo en blanco,
Él aminoraba la distancia para volver a creer,
Ella tomo las riendas y se torno briosa,
Él ahora amaba y repetía su nombre,
Ella ansiosa y a unos pasos de parar creyó en la condena,
Él sabía que podía remediarlo con un beso y lo evitó,
Ella cien demonios,
Él mil estrellas,
Una vez que se conjunto todo ente crearon la divinidad.



Con el paso del tiempo la distancia fue la misma, la necesidad otra, abrir los ojos y sentir la diferencia entre amar como pecado y amar por amar.


Foto: Ernesto Guzmán
Modelos: Johanna Espinosa y Verónica Peregrina
Texto: Agathokles

18 dic. 2012

PÁGINAS ROTAS


No era algo que supieras o hubieses querido saber,
es la forma taciturna en que colapsan los rostros,
el sudor frío, el color del esmegma, la sal misma,
todo vuelto hiedra, el laberinto de tu voz
que pronuncia, que emite, que emana de la nada.

Frente al cristal desnudándote la boca, 
diciendo que la cordura se ha ido,
quieres remediarlo buscando flores marchitas,
pasiones enlatadas, amores como olvidos,
quisieras llegar al fin del mundo y gritar,
avellanar tus ojos para llorar espinas,
para estigmatizar caricias, para no volver.

Puede que todo esté en tu contra, Dios,
los amantes, tus manos enfermas, los ojos traidores,
tú, también en contra de tocarte, de mirarme,
de atarme a tus piernas suicidas, a tus labios sonoros,
no eres lo que busco, tampoco yo lo que encuentras,
es por ende que debemos devorarnos y desaparecer,
atarnos violentos al finito y estallar puros y precisos.

Estás parada mirando,
un mundo de mortales en que luces esplendida.

Sucederá y cuando al fin te encuentre…

Ahí se desvanecieron mis intentos por enamorarte,
todo quedó a penas en pocas palabras, en un par
de sueños rotos, de páginas gastadas.

Perdóname…
es sólo que a veces te extraño tanto… vuela pronto.



30 oct. 2012

ELLA ERA LA BOCA


Se elevó al cielo en una centella meteórica,
quería alcanzar al sol, vencer a Ícaro,
logrando su cometido, de regreso como nébula
se estrella en el adoquín y se crea perfecta
con sabor humano, era el principio de la panspermia,
la iniciación del perfecto testamento,
una reliquia sideral con nombre y tacto de mujer,
fundada para causar mutis y estallido, perpetuos amoríos,
sádicos encuentros, romances canallas, colapsos disolutos.

Adormecía el pensamiento cuando supe
que ella y Alá existían, la comprobación era sencilla,
juntar los labios y escuchar un letárgico suspiro
directo en el rostro, no pedía más, 27 segundos
serían suficientes para volver a amarla,
sentir los brazos de un pasado descontinuo,
volátil pero perfecto.

Era truncar el camino de la luna
para hallarla en el fulgor azul del frío destierro,
procurar sus ojos entre mis palmas y tomar sus manos
para esculpir mi propio sacramento, ahora real y completa,
resulta concupiscente, histriónica, rebelde y audaz,
un sequito de términos que se divulgan
con los labios en la noche del dragón.

No era lo mismo el duelo sin ella y tampoco el firmamento,
no el Olimpo, no mi espada, una palabra
fue suficiente para galopar mi sangre, secar mis restos,
emanciparlos del alba para creerme santo, jubiloso,
talvez no decía nada, pero yo quería que no dijera nada,
para hondar el recuerdo y desfigurar presente y misterio,
convirtiendo curvas y aristas en pertenencias
inequívocas atrapadas en mis dedos.

Mordí el anzuelo y aventuré mi carácter a redimir
daños y secretos, profundas soledades,
pasado de largo un lustro ya torcido, ya inventado,
no es lo mismo besar una boca,
a besar la boca a la que pertenezco.

En la bélica melancolía de volvernos a encontrar.
te juro que no es tu boca, es sólo tu… boca.



26 sept. 2012

CON LA MIRADA TERMÍNO



Tengo miedo de amanecer en silencio y con la boca borrada por falta ti, la esperanza muere, puedo sentir su último halito en la cabeza, dice tiernamente mi nombre dejando una reverberación en el oscuro eco que choca en mi cuerpo, no estás más, resigno las manos no la cabeza, el corazón no entiende por si sólo, es tan fácil partir como mirar en un giro 180, sintiendo la daga cada grado punzante de un recuerdo feroz o talvez uno amargo, es sencillo esperar de madrugada quemando las líneas que me incitaban a amar.

Freno creyendo que del otro lado no estarás,
te ves sentada en la lisonja al cielo,
soy participe de nada,
maestro de espectros,
nací teniendo 27, marcado de la frente,
con las manos temblorosas a falta de tabaco,
tampoco estabas, es así de real y efímero,
mira las lagrimas del camposanto,
ellas me han sembrado caricias, 
a ellas vuelvo, tranquilo tampoco…

A la luz se calza la mirada al horizonte en que no te respiro, pero en ello rebota parte de tu nombre, en sueños hipnóticos que apareces de repente para tratar y ser eliminada,  ¿En verdad es lo qué necesito? un eterno ramo de espinas, una fusta para permanecer atento, un placer de cerezas rebosadas en tu pecho casi desnudo y colorido, unos labios que sepan hablar a Dios aunque sea figurativo, nuevamente despierta la señora esperanza esta vez tan cargada de luto, con claveles en las manos y la imagen de mi rostro fulgurante en las oquedades cadavéricas que la identifican, están por terminar las líneas siempre, ayer pasó lo mismo, ¿Me oyes? creo hoy en lo que busco, quiero creer en lo divino.

Al amanecer inquieta cierra los ojos,
¿Lo ves?
soy tan yo en esencia, rozando unos labios
a los que no pertenezco.

24 ago. 2012

Alicia seguía de pie en la última ronda, balbuceaba boleros, nunca soltó la botella, cerraba los ojos y decía quedito “Happy birthday to you, happy birthday Mr. Poet” calé una vez más el humo cannabico golpeaba su cara, no había conejo, no había maravillas, era ella el amor de mi vida que dejé caer en medio de un océano y tenía como final el resto del universo.

Alicia temía salir a la calle sobria o sin mi brazo protector marcado por las agujas, a veces lloraba, otras tantas reía, la demencia bipolar que le marcaba fue lo que logró penetrarme el alma, ella, la noche, la calle, tanto ron que no sabia si era martes o tenía que robar un par de espejos para llegar al viernes, Alicia amaba los viernes y no parecía importarle donde dormir, ni con quien hacerlo… lo importante no es sentirlo sino olvidarlo, pronunciaba después de cada sorbo o cada bocanada.

Alicia una maravilla, Alicia clara,
sabor a coca, hálito de opio,
esencia barata, Alicia amor eclipse,
pasión hojalata, Alicia espasmos,
Alicia demencia suicida,
Alicia ahora, la cara marcada,
la greña pinta, ¡shhhhhh!, callada, callada

Alicia corría presurosa por el adoquín y la lluvia resbalaba a lo largo de su vestido blanco, se detenía de vez en cuando para apretar el tornillo que detenía la hemorragia de su pierna, gritaba en su afán de ser salvada de la oscuridad inaudita que la trataba de alcanzar…

Alicia soñaba con ser mujer y no despojo, domingo por la mañana, la resaca puesta, la carne caliente, las piernas húmedas, Alicia abría los ojos después de 72 horas de estar en el espacio, conocía el vacío de su cama, la pestilente bruma de su cuarto, no paró hasta ponerse de pie, abría un cajón y acariciaba la foto de cuando tenía 7 años, las lagrimas no cesaron hasta que el acido sicodélico volvía a su sistema, ya no quería ser mujer sino volar.

Alicia camina por el bosque de asfalto en busca de una respuesta a la pregunta que jamás pronunció, apedreaba pájaros de acero con piedras parlantes, juraba que su padre era un dios Mesopotámico, un fakir de Arabia discípulo de Jesús, rendía tributo a la muerte por creerse eterna, Alicia comía sal a puños, decía que el mar oleaba en su vientre, dibujaba paisajes promiscuos con el bao en las ventanas Alicia tocaba los espejos, los besaba y en contadas ocasiones le hacia el amor.

Alicia gritaba a la luna y afilaba sus uñas con la mirada perdida en el horizonte:

Luna sórdida romanza,
luna lujuria proterva,
esclava, silencio, silencio,
háblame luna barata, escucha el canto
atiende el ruego, te cambio los ojos,
amante Voyeur, eres tan puta,
silencio, ¡shhhh! silencio,

El semen resbala por la rodilla, Alicia no conoce los pecados, grita, versa, Alicia se unta los labios de acido, se encierra en la bruma, bebe whisky sin parar, las puntas de su cabello apuntan directo a Dios y al cielo, reta su poder por creerse santa, Alicia funde las ganas en sus dedos y se acaricia de forma majestuosa, maúlla, bebe, gime, grita, maúlla, grita, gime, maúlla, explota, silencio, silencio.

Alicia aparece dormida en el olimpo, capital de una ciudad sin ley donde habita el fanatismo a Cristo y el miedo, Alicia cambia su nombre por coca, forra su piel con piel sintética, se mimetiza en la noche,  baila desenfrenada con ritmos cadenciosos, agita las manos a media calle, pincha sus pliegues con heroína barata, mezcla el polvo, Alicia vuelve a explotar y vuela.

No más mariposas, no más té,
No más reina de corazones, no más Alicia…

Alicia sonríe inquieta,
Juega con una pelota,
Acerca sus peones al gato,
Alicia se mira al espejo tiene ya diez años,
Alicia viste siempre de blanco,
Alicia ama a Dios ahora tiene doce.
Alicia crece, odia a sus padres,
ya mancho el vestido de carmín,
Alicia tiene quince se fue de su casa,
Alicia crece, crece, crece, silencio, silencio,
Alicia está dormida en una banca del metro,
Alguien la ha tocado, al despertarse,
Busca bajo su vestido esta desnuda,
Comienza a beber…

Alicia se mira al espejo y escupe su rostro,
Alicia quedó marcada de por vida,
Crack, más crack, Alicia se hace pequeña,
Hachis, Ron, Vodka, Alicia se hace pequeña,
Coca, ácido, aguardiente Alicia casi desaparece.

Silencio, silencio…

Alicia está casi desnuda, recostada en la banqueta, bañada en ajenjo… está por conciliar el sueño… silencio, silencio, Alicia cayó en un agujero del cuál no regresará.

7 ago. 2012

DIBUJANDO

Modelo: Monse
Foto: Marváz


Siempre en busca de sisarte la noche,
decirte entre dientes cuanto existes…

Aparece el furor que me marca verte de silueta negra,
con la candida piel cubriéndote el alma,
comprándome una nueva cruz que no permite concilie sueño alguno,
siempre la temple paciencia de tratar no pensarte,
apareces despacio en delirante vuelo, en el viento del norte,
tendida ante la gravedad que no te acaricia,
el tiempo que no te marca, la divinidad que te crea única,
zigzagueando los muslos amapolas y sativas de mi necesidad diaria,
cada calada es dulce beso siniestro en realidades iracundas,
en tácitos encuentros que no te enteras porque soy demente,
débil caigo en círculos de acuarelas y retratos desgastados.

La boca roja te pertenece por antonomasia, la mía por entrega,
ese ingrato autismo en que te reflejas de pronto ya que no me sabes,
siempre ahí tus manos carburantes inhiestos de pulsiones propias,
cierra los ojos, a lo lejos respira mis movimientos intangibles a tu lado,
parecerá desquicio querer intoxicarme de tu sabia boca,
de tu curvatura lasciva, obedeciendo y tomando como bandera tu oquedad.

Antes de tenderme derrotado en tus senos y extasiado de tu ombligo
permaneceré tan callado que la respiración mía… se fundirá contigo
en un hálito insólito capaz de crear un universo paralelo y adverso,
una tenue melodía será condenada para hacernos perecer en actos inconclusos.

Cierra los ojos mis manos están presentes,
dibujándote y liándote a comprender que esta realidad también te pertenece. 


23 jul. 2012

COPA ROTA




Entonces fue cuando el hombre me tomó de la mano llorando, con el traje sucio, el halito de recuerdos ingratos, metió su mano a la desgarrada bolsa del abrigo y saco una botella de vidrio llena de memorias y ajenjo, dio un sorbo largo y ostentoso perturbado por lo frío de noviembre y la angustia de voltear a un futuro que talvez no le pertenece, varios días sin comer y un ciento bebiendo, mendigando monedas con versos asquerosos y elegías demenciales, a veces la fortuna le sonreía y dormía en una cama con alguien, a veces lo traicionaba y condensaba su aliento para formar nubes de verdadera vergüenza, su nombre era Pedro, mártir y traidor que negó tres veces el nombre de su padre mientras este seguía palideciendo en la cruz, maldito estigma de llevar tragedia ante una culpa que no le correspondía.

De sus labios sebosos podía apenas articularse palabra alguna, era su día de suerte, traía yo para un par de botellas, lo suficiente para cigarros y el hambre de la soledad por ella que a pesar de lo visto le seguía amando, pensé en compartir la pena de mi duelo con un extraño que parecía saber tanto de la vida que no tenía otra cosa que la desilusión.

Pedro abría la boca para evocar metáforas que yo sabía o quería saber comprender, dio un trago largo y seco su boca, calo el cigarro tres veces y clamo al cielo:

Clavado en el frío soplo de este ajenjo barato,
con la espesa bruma sobre las pupilas,
pensando en que mañana encallado en una aldea etílica yaceré,
guardando los silencios de una vida puta
de esta soledad bastarda en la que llorar es una salida llana,
antes que Dios callará me maldijo por imbécil, por sucio,
la ramera barata que me dejó, terminó por llenar el vaso
por quebrar las ansias de buscar futuros felices y decentes,
hoy jamás el mismo, escupiría tu rostro,
quebraría tu sexo, maldeciría tu saliva, tu aliento enfermo,
es tan fácil como toparte pronto y desgarrarte completa,
primero el alma, luego la niña que se esconde bajo la falda,
después la puta que se cobija en otros labios,
quedarías indefensa con la carne desnuda, con los labios
sangrando por las felaciones adquiridas,
siempre fue el dinero, el miedo siniestro que te asechaba,
la tragedia de escuchar a tu padre enfermo, tu primer amor,
el primer candor de tus piernas, el que siempre te quiso de 12 años,
ahora yo ahogado y con la pena de merecerte por sórdida,
los cuervos, las ventanas, las malditas cenizas, la cama sucia,
la hoja desdoblada, la sustancia que evoca mi cuerpo, tú,
maldita lengua rota, maldita suerte herida, maldita loca,
tú María escandalosa, lastimera, turbante, no eres nada, no eres nada,
no eres nadie, estás prisionera en un cuerpo que me enloquece y te tacha de ramera,
hoy tendrás el mundo en tus manos, hoy tendrás el mundo hincado,
clientes a millares, amantes por cientos, hoy entre tus piernas
San pedro de cabeza, una vez más, una más, una más.

La botella calló hasta mis pies y me di cuenta que estaba sólo, de que lloraba, de que sabía que algo pasaba, no era el futuro lo pudo jurar, metí las manos al viejo abrigo y me fui cantando esta canción.

"Mozo, sírveme la copa rota, 
sírveme que me destroza 
esta fiebre de obsesión. 
Mozo, sírveme una copa rota, 
quiero sangrar gota a gota 
el veneno de su amor." 

8 jun. 2012

NO QUEDA MÁS AMANTE


No pude sujetarte nunca a mi obtusa manera de creer,
a veces el infierno es real y es cuando la tentación
de lejanía nos envuelve, no nos absuelve de determinantes
irrevocables, unos segundos de más causan llagas,
con caricias mal fundadas y peor cometidas,
cada martes la misma ropa, la misma sal,
la misma carne que disimula amor y luego
callado clama por su término amargo,
en amantes como yo crea el mismo impacto
meteórico un beso a un balazo en la cien o en la nuca,
las lagrimas siguen atesorando ruegos al cielo,
para poner punto oficial al destino de estar juntos,
crecer como animales salvajes y comportarnos
como infantes provocados.

En pos del pecado me atrevo a desafiarte la boca
y omitir los rezos infames, casi absurdos,
no cometas heridas de verbos que vuelven siempre,
que se burlan tan pronto son evocados,
para terminar muertos por el silencio,
ese mismo que nos ha marcado en las últimas alboradas
y no percibe que seguimos tangibles, tenemos manos
suficientes para parecer divinos, traicioneros,
nos atacamos siempre, con espadas naturales,
confiamos en la egolatría, incitamos al conflicto,
palabras como flechas sanguinarias,
ademanes con destino a amotinarse,
a hacer prevalecer la guerra lúdica.

Usamos las miradas como armas taciturnas, febriles,
parte holocausto, parte genocidio…
parte del tiempo un recuerdo borroso que sabe a hiel.

1 jun. 2012

GÉNESIS SEGÚN LA BOCA



Primero fueron los labios,
apóstrofes gastados que se comparan al fuego,
evocan un magma místico y transgénico,
creados de hierro y barro para ser cubiertos
con carne trémula, traidora, nacidos del culto siniestro,
amoroso, en pos de ser usados para y por el verbo,
una mutación encaminada a pecar, con la firme
convicción de hacer mortal hombre y mujer por igual,
se dividieron en 4 parte dos menores y 2 completas,
una a cada polo, con la abertura necesaria
para evocar consonantes que causaran estigmas
en sórdidos candores,
tienen infalibilidad de probar, de saber
si sal y miel encarnan en batallas rendidas,
antes que caiga la segunda noche.

Después fue la lengua,
tentáculo manantial protervo,
insólito reptil de aroma cíclico, afrodisíaco,
con intenciones candidas, devastadoras,
materia viva manipulada por el culto a Baco y Eros en par,
pasión escarlata que refiere a devorar
hiel y sangre por instinto, un molusco gustativo,
capaz de arremeter contra cualquier territorio
poroso y sugestivo sin importar si sabe a olivo o piel,
un ente desnudo que habla de Roma y de Viena,
así como del pecado y la reencarnación,
un pudor fálico que ama igual sexo y espina.

De ahí la dentadura,
porcelana carroñera y surcadora de caprichos,
míticos embelesos que tazan materia viva
hasta crear el éxtasis, guerreros implacables,
sin pies ni manos que trozan pan y dermis por canallas,
espejos desmesurados, salidos de Hades y Averno
con la fin de arrancar un corazón a cada rezo.

Fue en el cuarto día cuando la boca fue compuesta, completa,
nació el pecado original, el verbo con sujeto,
ella creo a Dios y los astros, se departió hombre y mujer
a polos opuestos con la tarea de hallarse
en el momento y acto perfecto, se forjo la primera dinastía,
nació la poesía y no había como tal un lenguaje,
todo era a base de roses, de gestos.

Las bocas un día se encontraron, entonces murió el silencio,
se atrajeron entre si, se enlazaron, nació la primera guerra,
la de lenguas y saliva, ambos salieron lujuriosamente heridos,
no importaba nada, el mundo podía hacerse polvo,
los labios no se disipaban, las lenguas no se cansaban de amar,
de matar, seguían tan unidas como amorfas,
apenas hombre y mujer tenían aire
y comieron pecados y las bocas fueron condenadas
y expulsadas, tampoco nada importaba,
eran Cronos y Gea al unísono, nacieron ojos y cuerpos
de ese Big Bang legendario, luego las bocas exploraron
lo que habían creado, las cavidades de ambos se llenaron,
embonaron oquedades, el tacto era el único Dios ateo
en el que creían, dieron paso al placer y la locura,
las bocas seguían unidas a Alfa y Omega,
a Tanatos y Bios, ahí no existía mal ni tragedia,
salió del mar Verona y París, catástrofes y galimatías nacían
en segundos, luego de sus costillas húmedas y sus sexos
ensangrentados, nacieron más bocas y más cuerpos,
a pesar de todo seguía sin importar,
concibieron entonces después de amor y humanidad,
la difícil tarea que es el acto del beso.


Texto: Agathokles
Foto: Marváz

28 may. 2012

ERES TEMPESTAD



Quisiera habitar en tus ojos 36 segundos exactos,
engancharme a ellos, sucumbir ante su necesidad de parpadeo,
explorar su color abeto, su brillo constelación,
pensar que son figuras animadas que en el renaciente de sagitario,
se atrevieron a fijarse directos sobre mi iris.

Encanto de razón con sabor a misericordia,
es como tocar el fondo del cielo
o verte eclipsada en el azul del polo,
tomar como señal el musitar de
L’ amour avec toi profunda de tus labios cereza,
a penas reconozco tu sombra,
caigo en taquicardia ajena,
en una apostólica incertidumbre
en un asedio digno de romanos y judíos,
pienso, aunque no en todo momento,
en arrebatarte la boca de un solo beso
o de morder tus labios en un único roce.

Miro tus formas disolutas, tus entregas al paso,
un derroche de verano, en que no concilio sueño alguno,
no obstante fantaseo con el cobijo de sirena
que tanto te ha marcado y hace la diferencia,
entre una mujer aérea y una mujer marina,
que extrae de la ceniza martillo y pétalo
y con ellos se recrea, me lía a acabar por completo
con la historia de Perseo y su salvaje cometido.

Sin fulgures que eviten entrar en una mañana,
me atrevo a acercarme a la marea,
rebuscar bajo la arena
el estandarte que te erigía en tiempos de Ulises,
bajo el soberano recato de un cobarde encubierto
para no quedar petrificado ante tu vista.

No conforme con lo que ansío,
voy a amurallar cada continente,
para que evites entrar y ser tentada
a seguir tu camino como devoradora de bocas,
como ladrona de cuerpos.

Ni sólo ni tardío, edificaré tu esfinge,
aunque en ella mil años más pase
sin tu pecado en mis dedos y tu pasión en mis manos,
en cuanto a lo demás estará para pensarse,
aún cuando el universo no me pertenece,
sé la manera de entregarte a Orión
y convertirme en el cuarto ascendente de Escorpio,
para hallarte sin premura en 200 años más
devastemos por completo, la vida en la tierra. 

18 may. 2012

PANDORA



Pandora se  vuelto carne,
Pandora me mira y reta directo,
Pandora tiene los ojos como escorpión.

Pandora mírame.

Pandora fundadora de sombras y lares,
obstruye el tiempo que seduce,
evoca la más tentadora caricia.

Pandora acércate.

Piérdeme en tu leyenda
y conviérteme en apoteósico mito,
eclipsa la nostalgia más solemne,
la tentación más candida.

Pandora tómame.

Soy mortal y te necesito,
muerde mis ojos,
toca con tu índice las marcas de mi rostro.

Respírame, respírame, respírame.
Pandora atrévete a evocar mi silencio y raspa mi boca.
Pandora intenta quebrar mi sexo y habita en Dios.
Pandora besa despacio mis labios y suicídate en mí.
Pandora evita usar las palabras, estoy a tus pies.

Pandora tócame.

Escucha atenta en la madrugada,
te recuerdo siempre,
recuéstame en tus manos.

Pandora mírame

Quiebras las distancias que se hacen hiel
y no permiten murmurar a tu lado,
enciende el crucifijo antes de dormir.

Respírame, respírame.


Raspa mi boca,
habita en Dios,
suicídate en mi.
estoy a tus pies.

Pandora el frío aterra
y es perfecto confidente de mi karma,
Pandora niega tu linaje, maldice tu estirpe,
lleva como bandera mi alma que te pertenece,

Pandora adora la calma,
aprende a caminar en tierra,
destruye la caja.

Pandora créame.

Circunda mis labios sin temor a perder tu estigma,
iníciame en el arte de amarte,
márcame con símbolos que permitan
visitar el oráculo y tenderme en el Olimpo.

Respírame.

Pandora sedúceme.

Aprende a dislocar la distancia entre mis labios y tus piernas,
péndeme en tus pliegues sórdidos,
líame a ser humedad y pandemia.

Pandora crea en mi memoria,
una imagen indestructible que hable de ti
y de tu santidad.

Pandora evoca a Leviatán,
para ser condenados al manjar del Hades y del pecado,
muéstrate soberana, enséñame a poseerte,
a llamarte mía.

Pandora siente, Pandora quiebra.

De un minuto a otro me posaré de frente,
al finalizar no habrá otra figura que la unión de ambos
en lino cristalino, en una estela salvaje que lleve
nuestro nombre a un costado y entonces,
seremos culpables de toda la locura…

Está por quebrar el alba

Pandora conviérteme en beato,
escupe mi rostro despacio,
De forma bélica me postrare en tu boca
y la arrancaré a pedazos,
haré polvo al mundo,
quebraré todas las leyes,
renunciaré a ser mortal,
nacerá una nueva catástrofe
que llevará mi nombre
y la muerte temerá morir
y al final seremos tú y yo,
un sólo universo,
la partícula inmortal
que no se cansará de pecar
y besar desesperadamente los labios.

Respírame, respírame


8 may. 2012

YO ESTABA EN LA PIEL


Era cuestión que te viera a distancia desconocida,


para quebrar lo tabúes que marcan la tirada,

tú, cristal avellanado, corriente insólita,

yo, acero callado, manantial Dionisio, agonía leal,

quisiera consternar la mirada, comer tu rutina,

cambiar mi nombre por pertenencia tuya a momentos,

jugar y ser ladrón de tu candor malicia,

entregarte la curvatura que me creo y destruyo

cuando los martes musito cualquier parte de tu piel,

soberana libertadora de imágenes tangibles,

con el alma en la boca te entrego los besos



Eres tú en la marca que de noche aplico,

la sonora caricia con que sueño y despierto árido,

imagíname clavado en tus manos como

estigmas de tu más puro miedo, abrazándote lento,

disipándote despacio, liándote a encontrar la locura,

guiándote directo a pronunciar mi nombre a ojos cerrados.



Violetas y Jazmines en actos inconclusos,

en pasionarias clandestinas y de misterio distintas,

no pasará de un amor efímero y fugitivo,

que nos encuentra con la necesidad de volver a las estrellas,

de sortear el vuelo a un horizonte violento, rijoso,

la memoria será sólo un acuerdo que se mute en la unión.



De pronto la inestabilidad volátil del pulso,

se quiebra la voz y quedo atónito,

un ente estático y perturbado por lo mirado,

por lo que juega frente a él como perfección.



He intentado entender la belleza que te sujeta,

la templanza que te marca como única,

como perla encaminada a lo celeste.

estás inquieta y muerdes tus comisuras,

quisiera poder evitarlo.



Aquí estoy, pendiente, buscando en tus secretos

una oquedad en la cual postrar mis labios.







19 ene. 2012

CRIMEN


Tiempo y distancia es el único enemigo precoz y obsoleto,
que no distingue realidad o esencia,
un paso que se convierte en obstáculo matizado de savia,
pero sin el candor del tacto,
un amante voyeur que complace sus estigmas mentales
con efigies de calibre descomunal,
una batalla bíblica en que ser herido del costado o hidratado con vinagre
no sublevan más que imágenes postradas en delirios casi desnudos,
casi con piel, evocando sentimientos aleatorios de pasión y esquizofrenia.
curvas que trascienden de Pompeya a Sodoma
y saltan con jaurías hambrientas de embelesos prohibidos,
de palabras vetadas y se resguardan en lo impropio de un ser beatificado,
versos empotrados que condenan al mal amante a cielo y mortaja,
otros que incitan a conocer lo cándido del Hades y lo placentero del género.
eres una infamia femenina que vuela pronto por que sabe de vuelo,
ante los ojos de Afrodita y el sincope de Eros,
Ídolos estáticos que corrompen sudarios,
desafían sacramentos y cometen el crimen de semejarse a Dios.

CUENTA-CUANTOS