16 feb. 2010

PERVERSIONES DISOLUTAS




Te había mirado tendida más de una vez,
me incitabas al acto, ayer estabas ahí sola,
no sabias de mi presencia, yo en el sitio,
tras la ventana, clavado por un orificio,
vigilé cada uno de los movimientos,
leías atenta, sonreías de vez en vez,
al cambiar un par de hojas apretaste las piernas,
se dibujo bajo tu vientre el ansia, lo percibí,
comenzaste por el pantalón, después la blusa,
las pantaletas cedieron a tu instinto,
corriste al cuarto contiguo y saliste con mi camiseta de ayer,
la olías, continuaste la lectura, desnuda, ávida,
respirabas profundo y tus pechos despertaban a la lujuria,
las páginas pasaban mientras humedecías tus dedos con saliva,
comenzaste en los pezones, bajaste despacio hasta encontrar el milagro,
rozaste los labios despacio, arqueabas la espalda,
tus ojos forjaban posiciones con las letras del libro,
fuiste la antagonista del segundo capitulo,
el índice se movía velozmente, se posó en el centro,
no basto con uno, fueron dos los que desaparecieron bajo tus pliegues,
el clítoris ascendió alto, gemías de placer, la mirada fija,
seis minutos continuos, el clímax se aproximaba, una hoja se desprendía,
el ritmo de tus dedos acelero, un ultimo gemido, el acto terminaba,
los ojos cerrados, las piernas abiertas, el aroma, el libro regresó a su sitio,
una hora después me acerque y lo tomé, abrí en la página cincuenta y dos,
me acomode en el vacío que dejo tu orgasmo, tu esencia me inundo al instante,
ahora, comencé yo…

11 feb. 2010

ANIMAL LASCIVO




Simpatía voyeur

Ella sabe lo que pienso o tal vez lo intuye,
mi mirada no la engaña, la deseo, la pretendo,
mi apetito ávido, duermo dos horas al día,
pienso tanto en ella que siento desgastarla,
no me habla pero sabe de mi presencia,
la observo mutando en el arte, la espío,
mi tendencia voyeur esta haciendo me enamore,
la distancia es una calle, la unión dos ventana,
de pronto sólo sombras, su silueta sola, sus enredos,
dos veces, de día a las 9 y a las 11 ya noche,
miro sus pantaletas se mecen en la azotea,
husmeo entre los huecos que dan a la cornisa,
fotos, video, mis ojos testigos, mi pantalón se abulta,
le llamo Rosa, por que ese color es su carne y parte de su sexo,
tal vez lo sabe, yo no lo se, pretendo que así sea,
tal vez es su propósito, me mira en la calle y sonríe, yo callado,
antier comenzó a tocarse ante el espejo, se abre completa,
mete algo dentro, no se distingue bien a lo lejos, voltea a mi ventana,
está oscura pero sabe que la miro, ¿será?,
no importa, es mi momento, mi tiempo…

Mañana encenderé la luz a las 11 ¿estará ahí?
¿Terminará el juego?, rosa es el punto que busco,
su rosa abierta es lo que quiero…

CUENTA-CUANTOS