18 may. 2009

HOMENAJE A UN GRANDE, EL MAS GRANDE


Gracias por tu tregua, gracias por tu fuego

¿Dime ahora que será del celibato sin tu palabra?,
¿Quien acabara con el pudor de una patria prostituta?,
¿Quien ocupara tu vacío intoxicantemente dulce?,
¿Quien será ese paréntesis en la vida, la soledad de Babel?,
¿Quien será el misterio de las putas y la tregua de una virgen?

Exiliado de la letra comercial y cotidiana,
Pintura arrabalera plasmada en 80 estrellas,
Buscando el lado oscuro de la luna,
Encontrándolo en el corazón de la vieja Cuba,
Tasajeando la madera con que se crean las hojas y tus recuerdos,
Partiendo de la soledad ingrata para crear espejismos,
Viviendo bajo el yugo de una pena capital inmerecida.

Naciste como nada y moriste como santo,
Perdiste la cordura y creaste la sapiencia,
Condenado a perecer en la cumbre de la poética,
Fuiste bardo y tiempo y manantial y casi todo,
Que deleite ir por las calles con usted codo a codo.

¿Y si te salvas? y ¿si te quedas inmóvil al borde del camino?,
¿Y si te salvas? que lujo de futuras ceniza espera, tu voz de izquierda,
Siete amaneceres, doce campanadas, 20 versos para ti,
Gracias por tu fuego, gracias por tu tregua.

1 comentario:

Yaxkin Melchy dijo...

el lado oscuro de la luna espera a Benedetti, de ese lado de la luna viven los poetas y los jóvenes del poetas del futuro.

CUENTA-CUANTOS