14 nov. 2014

DE ÉSTE Y OTRO EDÉN

Háblame de ti en espera de la nieve de este invierno,
de cuántos corazones necesito para mirarte,
de cómo es que la divinidad es cuestión tuya y no de Dios,
de a dónde es que corres, de qué es lo que gritas,
por respeto a nuestra ausencia háblame del tiempo,
del que se me escapó a media faena y no hace
otra cosa que tenernos en amores opuestos.

Ahora háblame de tus manos, del camino que se guardan
cuánto de ellas para no dejar de ser pasado,
¿Si me acerco y revientan, si te toco y escapamos?
es el fiero mundo que no está acostumbrado, se ha quebrado,
entre dulces palmas blancas de oro algodonado y azafrán
de reacción promiscua, de fricción sabor carne y pecado.

Dame un poco de ellas para arrancar de tajo las mareas,
para verme recostado en tu sepulcro y contando
dos heridas sin vinagre, dos ladrones a un costado,
entre lágrimas y sangre me has tenido, te he tenido,

besando sin mandatos esa boca, y en tu cuerpo, crucificado.

No hay comentarios:

CUENTA-CUANTOS