2 nov. 2010

UNO MÀS Y FALTAN MIL: AGOSTO SIEMPRE III



Anochecer

Tirito, no por el ansia si no por el pasado,
varios abriles, mitad de mayo, agosto siempre,
la tragedia es cada día el plato cotidiano, la resaca,
parodia volátil y traidora, nos mantiene atentos,
polvo en las fosas, hachis a nuestro encuentro,
un beso, todo acaba por desfallecer, todo es tiempo,
aun tus manos, las necesito a cada instante,
con cada suspiro, con cada mirada, una palabra no basta,
por eso me acerco y te rozo de frente, me alimento,
me pierdo despacio en el pubis, me sereno con la voz,
todo emerge pero no consigo retenerte, me dueles, el día,
la hora, me dueles…

Ahora la tarde va descendiendo lentamente ante nuestros ojos,
es la noche la que ansioso espero para mostrarme ante ti,
un rayo parte la aurora, es señal bélica de nuestro encuentro,
palabras marcadas y seguidas de lagrimas, tildes desbaratadas,
comas rendidas, puntos que comienzan y no terminan,
pero aquí estoy ahora desnudando mi alma para que la tomes,
hace frío y mis piernas tiemblan, pero soy tuyo, átame con el aliento,
un lustro es una palabra, una caricia el alimento, palabras, lo se,
apenas eso, palabras, lo de más es lo de menos, mira otra vez,
anochece, parece que todo va tan en contra, tan sin nosotros,
son estos miedos, que no dejan amar más y más hasta morir devastados,
cediendo ante el orgullo maldito a la egolatría intensa, existimos,
de eso estoy seguro, en eso pienso, no temas, que no es pecado amar así,
amar como nos amamos, fieros a silencios, sentencia siempre,
deambulando escurridos en las ventanas, el ruido tormentoso,
las bocas blasfemando antiternuras, pero estamos ahí,
rendidos por momentos, a punto de desvanecernos y desbaratarnos.

Anochece otra vez pero ahora estoy perdido en tus dunas,
rendido ante tus parpados, navegando en la tersa piel que te cobija el alma,
esperando una señal de humedad para estar por siempre en ti,
las horas pasan y luego los días, meses, años, todo es un parpadeo,
al abrir los ojos nuevamente estas ahí, mas tenue, mas desnuda .

Anochece y mañana será día y mañana y será otra vez 17 y agosto
y serás tu nuevamente, frente a mi desnuda del alma y nada será lo mismo
y todo será igual y estaremos rendidos y amándonos y esperando,
y regresara la noche y estaremos amándonos,
¿Quién dice que es pecado amar como nos amamos?

No hay comentarios:

CUENTA-CUANTOS