24 mar. 2014

MÁS O MENOS DOS

Padecemos tú de carne y yo de hueso,
unos besos desconsolados
unas caricias desconcertantes,
te arriesgabas casi lo suficiente,
me estrechabas para nada
apenas unas palabras y era todo,

Entonces te bastaba con ser sangre
y yo sangre efímera del destino.
tenemos mucho que escucharnos 
y muy poco que decirnos.

Vámonos así de juntos, así de solos,
construyamos paraísos que no compartimos,
memorias y recuerdos que no nos inspiraron,
tocándonos el cuerpo que nunca conocimos.

¿Y si nos tratamos de otra forma,
talvez como si nos hubiéramos entendido?
¿Si nos disfrazamos de encubiertos
y nos enamoramos sin testigos?

Prefieres seguir contando una historia,

esa, en la que fuimos sólo viejos amigo.

No hay comentarios:

CUENTA-CUANTOS