22 may. 2011

CINCO


V

Escucha como marcan las arpas compases en este Olimpo
que es abertura de tu boca, mutis de tus cuerdas
una paciencia tan liviana y tan clara que se condensa y precipita,
los labios de sal son los más necesitados para el ayuno
pero no el de cuerpo, no el de besos, un ayuno espiritual
en el que dejar de creer sea éxtasis y nirvana,
piensa, las manzanas caen y ruedan hasta nuestros pies
saben que si concebimos lo propio una nueva palabra nacerá,
habrá verbos y sujetos para hacer poesía,
tú serás poesía y luego me convertirás también en ella,
cada razón, soneto o acorde postrarán tu nombre en el aura,
esta absorberá mi necesidad, mirar el cielo en tu vientre,
luego perderme para amanecer herido de muerte ante el encanto,
una presencia causa impaciencias cuando es santa como tú,
antes madrugada mí nombre tenía 14 letras casi rendidas,
hace 4 segundos cada una es sinónimo del verbo, tú eres el Verbo.


Foto: Marvàz
Texto: Agathokles

No hay comentarios:

CUENTA-CUANTOS