8 abr. 2014

ERES TÚ, SIEMPRE ERES TÚ

Ella con el suave sonido del fin del mundo,
tararea nanas a las mariposas, fija su postura,
encuentra entre Orión y Vergel el sabor prometido,
una caricia rosa se le escapa cerca de la boca,
una fruta mordida le rueda entre las piernas,
yo, observo a su diestra persiguiendo su milagro.

Mira que suerte de batallas rendidas he comprado,
unas al polo otras al costado, deslízate a una duna
que el amor te aguarda, enfermo, rabioso, sinrazón,
disgrega el aroma de esta espera que me ata,
atiende al rugo del calor que pronto me sofoca,
vámonos a donde la deriva suene más a festín
y donde el luto lo llevamos en los ojos, no en la boca.

He andado en las tierras donde el placer existe,
donde la rutina se desmorona y se vuelve acantilado,
en la que un descuido me llevaría al sincope o la derrota,
en esas tierras que se visten de salvajes lirios y auroras
y no hay tiempo capaz que nos engendre en el presente,
hablo de ti, siempre hablo de ti y también lo hago ahora.





No hay comentarios:

CUENTA-CUANTOS